Libro de anatomía Nazi que cirujanos aun utilizan

El libro se llama “La anatomía topográfica del hombre del Pernkopf” y es hasta el momento uno de los textos más reconocidos del mundo de las ciencias.

En este se detallan con gran exactitud; los órganos, piel, músculos, tendones, nervios y huesos. Su ultima edición fue en 1990 y desde ese entonces no se a re-publicado por el pasado histórico que vincula al texto, y es que el dato más curioso del texto son las páginas donde se pueden apreciar los dibujos provenientes de cientos de cuerpos asesinados por la dictadura Nazi.

El autor del destacado ejemplar es Eduardo Pernkopf, ferviente nacionalista alemán que fue nombrado Decano de la facultad de Medicina de la Universidad de Viena. Cuando recibió tal titulo despidió de manera inmediata a todos los judíos incluyendo a tres premios Nobel. En la actualidad el libro se puede encontrar en varios cientos de dolares a través del Internet.

CURIOSO, ¿Ó NO?

Hoy Ana Frank cumple 90 años

Hoy 12 de junio se conmemora un nuevo año del nacimiento de Ana Frank, autora del diario más famoso del mundo.

Annelies Marie Frank nacida el 12 de junio de 1929 en Fráncfort del Meno sufrió el calvario del régimen Nazi durante la segunda guerra mundial. En su diario relata los duros días que tuvo que vivir al ser una adolecente judía.

Ella, su familia y otros cuatro judíos estuvieron recluidos en un edificio de tres piso en una ciudad de Holanda.

En uno de sus relatos escribio:

Me siento como un pajaro con alas cortadas, que se tiran contra los barrotes de la jaula ¡Dejeme sali! grito una voz dentro de mi.

Su diario en la actualidad sigue siendo una lectura casi obligatoria para los amantes de los libros, sin embargo antes de tener tal éxito vivió varias complicaciones, por ejemplo: En los Estados Unidos fue rechazo por 15 editores y tuve que ser rebautizado como “El diario de una joven” en 1952.

El editor Alfred A. Knopf lo clasifico como “tonto”, “aburrido” e “inoportuno”. “Es solo un monótono registro de disputas familiares típicas, trivialidades y emociones de adolecente”. Fueron algunos de sus comentarios.

Otra curiosidad sobre Ana es la cantidad de ediciones que contempla el diario: La primera es la A que es el manuscrito original sin cortes, luego tenemos la edición B que es la versión revisada por la propia Ana, en tercer lugar está la edición C que fue editada por el padre Otto Frank, en donde omitió algunas reflexiones sobre la sexualidad. La cuarta y última es la versión D revisada, ampliada y organizada por el escritor alemán Mirjam Pressler.

Finalmente Ana muere a la edad de 15 años en un centro de concentración Nazi por la enfermedad de tifus, según se cree su deceso fue el 12 de marzo de 1945 pero una última investigación realizada por la Casa-Museo de Amsterdam (lugar que dedica a honrar su memoria) cree que fue un mes antes. Sin embargo tal dato no cambia en nada la trágica vida vivida por esta gran escritora mundial.

Auschwitz “Infierno en la tierra”

El 20 de mayo de 1940 da inicio el campo de concentración nazi más terrible y sanguinario del régimen, a este lugar llegó un millón trescientas mil personas, de las cuales murieron un millón cien mil, su mayoría judías (90% aproximadamente).

Se situó en Oświęcim a unos 43 km de Cracovia, fue el mayor centro de exterminio nazi. En una de las puertas de entradas del complejo se puede leer el lema “Arveit macht frei” (El trabajo libera). Este lugar era controlado y custodiado por las SS.

Dentro de algunas de las atrocidades que se vivió en tal lugar te podemos mencionar la siguiente;

1.- Inseminación Artificial.

Himmler ordeno inseminar artificialmente a las prisioneras del campo a través de métodos experimentales. Las victimas fueron alrededor de 300 mujeres, según las investigaciones se cree que utilizaron esperma animal.

2.- Veneno.

Médicos nazi experimentaron los efectos que tenían distintos componentes químicos, su fin era ver los efectos secundarios y cuanto podía el ser humano aguantar tales atrocidades. Aquellos que soportaron y vivieron eran rápidamente ejecutados.

3.- Agua de mar.

El régimen trato de que el agua de mar fuera potable y para eso utilizaron alrededor de 44 sujetos de pruebas. Cada uno bebía solo un tipo de agua que se clasificaban entre: agua de mar pura, agua de mar procesada por el método Burka y agua de mar sin sal.

El método fue aun peor, algunos sujetos se les perforaba el hígado para ver los efectos del experimento.

4.- Trasplantes.

Los nazis querían saber si las articulaciones y extremidades de una persona podían ser amputadas y trasplantadas a otra persona. Estos crueles experimentos llevaron a amputarle innecesariamente los miembros a decenas de prisioneros de campos de concentración.

Todo intento de trasplantar una extremidad o una articulación fue un fracaso. Muchos fueron asesinados, mutilados y expuestos a un dolor insoportable. También les quitaron secciones de músculo, hueso y nervios en intentos infructuosos de regenerar esas partes del cuerpo.

5.- Congelación.

Los médicos nazis sumergían a sus víctimas en cubas de agua helada durante períodos de hasta cinco horas con la idea de encontrar una forma de tratar a pilotos alemanes forzados a permanecer en el agua helada del océano.

Las víctimas estaban desnudas o vestidas con trajes de aviador y sumergidas en agua. A otros los sacaban al exterior donde hacía un frío excesivo y los ataban desnudos con correas.

6.- Incendios.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los nazis se interesaron por los efectos de las armas incendiarias, que tenían altas capacidades de destrucción.

Mientras investigaban el armamento incendiario, los nazis decidieron probar los efectos en el campo de concentración de Buchenwald. Las explosiones causaron quemaduras de tercer grado en gran cantidad de víctimas.

7.- Malaria.

Más de 1.000 víctimas formaron parte de los experimentos nazis de la malaria. Los sujetos sanos fueron infectados con una cepa de malaria. Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebres prolongadas y dolores de cabeza, que pueden conducir al coma e incluso, a la muerte.

Una vez que empezaron a sentir los efectos de la malaria, los médicos continuaron inyectando la cepa en las víctimas, para asegurarse de que la enfermedad permaneciera en su sangre.

Lamentable mente estas solo fueron algunas de las atrocidades ocurridas en el lugar.