¿Pierden nutrientes los alimentos al ser calentados en microondas?

Poco fundamento científico tiene el mito de que los alimentos calentados en microondas pierden nutrientes. Es uno de los leyendas urbanas mas populares que circulan en nuestra cultura y en con el cual muchas personas evitan su uso. 

Para ponernos en contexto debemos saber primero como funciona un horno microondas. El calor se genera mediante el movimiento molecular, por lo que dicho en palabras más simple para calentar un alimento se debe generar vibración en las moléculas de los alimentos y resultado de la fricción de esta se genera un aumento de la temperatura. 

El microondas realiza que todo el alimento se calienta a la vez, y para ello se usan las ondas microondas, que hacen vibrar al unísono el agua y otras moléculas polares de la comida.

Luis Jiménez, químico y divulgador científico nos dice: “Un microondas consigue aumentar la temperatura haciendo vibrar las moléculas polares con radiación microondas, y un horno convencional lo hace más ‘a lo bestia’, generando mucho calor en unas resistencias que después de transmite por proximidad y radiación infrarroja. De hecho, es más fácil que se alcancen temperaturas muy elevadas en un horno convencional, lo cual sí podría ser un factor de riesgo para destruir ciertos nutrientes”.

Entonces ¿Se pierden nutrientes?

Varios artículos científicos han comparado la calidad nutricional de los alimentos calentados con diferentes métodos y demuestran que no hay ningún problema en usar el horno microondas. Una revisión publicada en 1982 en la revista C R C Critical Reviews in Food Science and Nutrition analizó toda la literatura existente al respecto concluyendo que no hay diferencias significativas entre los métodos convencionales y el microondas.

En conclusión, cualquier método genera perdida en los nutrientes de nuestros alimentos, pero: “La destrucción de los nutrientes tiene más que ver con la cantidad de agua que se utiliza para cocinar y la temperatura que se alcanza en el cocinado”, nos explica Marian Alonso-Cortés, dietista-nutricionista y responsable de formación en Aizea. “Y, precisamente, en el microondas se dan esos factores en los que podemos reducir la pérdida de nutrientes, sobre todo de vitaminas y minerales, porque se utiliza generalmente poca agua, es el propio agua del alimento el que lo cocina”. 

Publicado por

Fabián

CEO y Co-fundador de El Dato Curioso. Publicista Licenciado en comunicaciones estratégicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s