Hombre le construyó una mini aldea a pequeños ratoncitos [fotos]

Hace un tiempo, el fotógrafo Simon Dell se encontró a una familia de ratones correteando por su jardín. Pero en vez de poner trampas para eliminarlos de ahí, sacó su caja de herramientas y les construyó una aldea en miniatura.

“Un día salí a hacer fotos de los pájaros al jardín, y como acababa de cortar el césped vi algo moviéndose en el suelo. Apunté hacia ahí la cámara y me asombré al ver un adorable ratoncito, de pie como los suricatos. Me hizo muy feliz”, dijo el artista según recoge boredpanda.

“Supe instantáneamente que era toda una estrella, y corrí adentro a buscar cacahuetes que dejarle. Me senté ahí, esperando y solo tardó unos minutos en volver a por sus golosinas”, fue ahí cuando pensó en crearle un pequeño refugio para que se pudiera ocultar y alimentarse. 


Al principio solo estaba este ratón. Tenía un corte en una oreja y lo llamamos George. Apilé algunos tronquitos alrededor de una caja como casa para él y lo cubrí con musgo y paja para ofrecerle algo de refugio. Un par de días después me di cuenta de que podría haber más de un ratón dentro del refugio, y no tardaron en salir a por comida.

Decidí construirles una casa, ya que quería que estuvieran seguros. También, como les daba de comer, pensaba que sería culpa mía si salían a por mi comida y se convertían en presas y como fotógrafo, quise crearles un hábitat bonito a la hora de hacer fotos.

Cuando llegaron más ratones en los días siguientes, hice cambios en el refugio, añadiendo más habitaciones. El interior de la estructura tiene 2 o 3 entradas y salidas, para poder escapar si lo necesitan. Y tras semanas y meses no ha parado de crecer.

Añadí más espacio y lo preparé para el frío invierno, dándoles la mejor oportunidad posible de sobrevivir. Ya he contado 5 o más ratones, y la hembra, Mildred, está muy preñada, así que esperamos una buena camada de ratoncitos para Navidad. 


La comida que les doy normalmente es toda natural. Recojo bayas, nueces y frutas que crecen junto a los caminos en la reserva natural de Shire Brook Valley, también les doy la misma mezcla de semillas que les pongo a los pájaros, junto con pipas de girasol y avellanas o nueces, como golosina les doy un par de gusanos de la harina secos y bolitas de sebo, pero intento siempre darles comida sana y natural.

Sé que los ratones pueden tener hasta 14 crías, así que quizá construya más habitaciones para ellos. Pero tengo espacio y no me importa vivir junto a estas criaturitas tan adorables y fotogénicas.


Siguen aquí y viven felizmente. Ahora es invierno y los días son más cortos, así que salen menos. Una vez que oscurece, es difícil velos. Sin embargo, de día les veo salir a por comida y por la mañana ya no queda nada. También les doy puñados de plumas de una vieja almohada para que preparen sus camas en el refugio y se calienten en las frías noches invernales británicas.”

Fuente: https://goo.gl/4TG4WN

Publicado por

Teresa Susana

CEO y Cofundadora de El Dato Curioso. Diseñadora Gráfica e ilustradora. Instagram: www.instagram.com/luna_lunar3s/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s